Las tropas gubernamentales iraquíes tomaron este jueves las ruinas de la mezquita de Al Nuri, dinamitada por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y donde hace exactamente tres años el líder de los yihadistas, Abu Bakr al Bagdadi, proclamó el “califato”.

 

El comandante de las Operaciones Conjuntas, general Abdelamir Yarala, anunció en un comunicado que las fuerzas antiterroristas “liberaron” Al Nuri y la zona de Seryejana, en el casco antiguo de Mosul, la ciudad más importante del norte de Irak.

El pasado día 21 el EI puso explosivos en la mezquita de Al Nuri y el edificio quedó prácticamente destruido.

Los extremistas están cada vez más acorralados por las fuerzas iraquíes en el casco antiguo de Mosul, el que fue su principal bastón en Irak.

Las fuerzas conjuntas -integradas por el Ejército y cuerpos policiales- aseguraron ayer que controlan el 50 % del casco antiguo y que sólo queda en manos de los yihadistas un cuadrante de 850 metros de ancho por 1.700 metros de largo en la ciudad vieja.

La toma de las ruinas de la mezquita se produce tres años exactos después del 29 de junio de 2014, día en el que, desde el almimbar de Al Nuri, Al Bagdadi se proclamó “califa” sobre los territorios que el EI había conquistado en los meses anteriores en Siria e Irak.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here