Se trató de sangrientos ataques suicidas en el sur de Siria, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Más de 180 personas murieron este miércoles en una serie de ataques reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el sur de Siria, uno de los balances más duros desde el comienzo de la guerra en 2011.

Al menos 183 personas, entre las cuales 89 civiles, resultaron muertas y varias decenas heridas, según un nuevo balance del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), que no cesa de aumentar tras encontrarse “numerosos cadáveres en las aldeas” atacadas, indicó su director, Rami Abdel Rahman.

En los poblados, “los yihadistas (…) asesinaron a habitantes en sus casas”, continuó. “Algunas personas que huyeron del ataque (del EI) regresaron a las aldeas recuperadas (por el régimen) y encontraron a vecinos muertos en sus casas”, precisó al final de la tarde Abdel Rahman.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image