Este patrimonio natural tiene las puertas abiertas para disfrutar de sus paisajes privilegiados. islas urbanizadas, barrios nauticos, mega-emprendimientos y hasta chacras explotables son las opciones.

 

El Delta del Paraná es uno de los cinco más extensos del mundo. Los geógrafos indican su nacimiento en la ciudad de Diamante (Santa Fe) “descendiendo” por 320 kilómetros y otras dos provincias (Entre Ríos y Buenos Aires) para desembocar en el Río de La Plata, donde adquiere su forma más reconocida: miles de islas multiformes entrelazadas por un laberinto de arroyos mansos, habitadas por colorida flora y fauna.

Hoy, ese “paraíso en las puertas mismas de Buenos Aires”, como ya lo llamaba Sarmiento un siglo y medio atrás, está más cerca gracias a un puñado de emprendimientos que lo abordan con diversas perspectivas. Algunos “balconeando” sus paisajes, otros en el corazón de su geografía exhuberante; para desconectarse un fin de semana o pasar vacaciones, para invertir y hasta producir, el Delta sigue compartiendo su patrimonio natural.

Zona por zona Los partidos más cercanos a la ciudad de Buenos Aires concentran la oferta. En las islas de San Fernando, con zonas declaradas Reserva de Biósfera por la Unesco en el 2000, se encuentra El Durazno, desarrollado por Eidico en 1998. La isla de 106 hectáreas es delta puro, entre parajes casi vírgenes y selváticos. Hay 53 chacras con costa a el Arroyo El Durazno o a una laguna interna. Más de la mitad del lugar se reserva a bosques de álamos y ceibos centenarios, surcados por 15 kilómetros de caminos internos.

Tigre, partido con más superficie insular que continental, es otro escenario de estas urbanizaciones isleñas elevadas con relleno varios metros más que sus cotas históricas para neutralizar las crecidas. Isla Santa Mónica e Isla del Este son referentes de este tipo. La primera, construida a fines de los 90, casi toca el Río de La Plata y regala a sus vecinos una increíble vista de Puerto Madero como una postal en el horizonte, río de por medio.

Isla del Este, por su parte, se lanzó en 2004 sobre 60 hectáreas a 30 minutos de lancha de San Fernando y pocos más de Tigre. Una red de canales navegables internos dota a los 184 lotes de amarras propias, conformando un refugio ideal para amantes de la náutica, mayoría entre los vecinos. Su estrella es la laguna central, con aguas cristalinas gracias a un sistema de filtrado, rodeada de playas con reposeras y sombrillas que remite a un paisaje caribeño en medio del verde. El barrio acaba de llegar a 50 casas y recientemente inauguró dormies.

Estas dos últimas islas tienen, además, house, deportes, puertos con amarras (sólo se accede navegando), y servicios básicos. Valores de US$ 100 a US$ 200 el metro cuadrado y expensas similares o inferiores a algunos barrios privados o countries bien equipados.

Otra opción es disfrutar del Delta en complejos que lo “balconean” y conservan rápidos accesos terrestres y más servicios. En Tigre, Nordelta, Villa Nueva, Albanueva y Marinas Golf tienen costa y salida al río Luján, límite entre el continente y las islas. En el futuro se sumará Venice Ciudad Navegable, que comienza a construirse este año en un terreno estratégico en pleno casco urbano y a minutos del Canal de Vinculación.

Remontando el Luján, el partido de Escobar está urbanizando cientos de hectáreas de bañados a la vera de ese río, rozando las islas. La zona se conoce como Nuevo Cazador, con los clásicos Náutico Escobar y CUBE como pioneros, El Cazal (terminado), El Cantón y Puertos del Lago en obra, se perfila un nuevo “polo náutico”. La novedad del partido es Aldea del Luján, una típica isla de 30 hectáreas frente al continente (río Luján y ruta 26) que vende parcelas con amarras, en pesos y en cuotas.

Por último, remontado el Paraná 150 kilómetros (y menos de dos horas en auto) se presenta Alto Pecán (Villa Paranacito, Entre Ríos). El complejo es parte de Alto Delta, unas 3.000 hectáreas elevadas en 2008 para ganar tierras de singular belleza y fertilidad. Venden chacras de 2 a 10 hectáreas plantadas con nogales de nueces Pecán. Un grupo nacional líder (FARO) produce y exporta este requerido fruto seco, obteniendo utilidades en dólares durante varios años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here