El gobierno dejó para último momento los anuncios de nuevos incrementos en los servicios públicos y le arruinó fin de año a todos los argentinos.

 

La tarifa de electricidad para los hogares de la Ciudad y el Gran Buenos Aires aumentará de manera escalonada hasta el 55 por ciento entre los meses de febrero y agosto inclusive, informaron ayer fuentes de la Secretaría de Energía.

De manera paralela, y por efecto de la suba de la tarifa de electricidad a nivel mayorista, en el resto del país se producirá un incremento en torno al 35% en similar período.

Para los clientes de las distribuidoras Edenor y Edesur los aumentos de tarifas serán:

  • 26% en febrero
  • 14% en marzo
  • 4% en abril
  • 4% en agosto

De esta manera, un cliente de Edenor que en diciembre consumió 300 kilowats/hora y pagó $ 819 pasará en marzo a abonar $1.184, según las estimaciones oficiales.

En tanto, en la provincia de Santa Fe, donde un cliente con un consumo similar pagó en diciembre $1.399, pasará a abonar $ 1.742 debido a que el primer tramo del aumento será de 15%.

En el caso de Córdoba, distrito que tiene una de las tarifas más alta del país, un cliente de igual nivel de consumo que en la actualidad paga $ 1.788, pasará a abonar $ 2.194, con el ajuste del 15% que aplicarán las provincias.

Sin mayores precisiones, voceros de la cartera que dirige Javier Iguacel también calcularon que la tarifa del gas registrará una suba del 35% en 2019, en base a estimaciones preliminares.

Con el aumento del 26% dispuesto para marzo en la electricidad, un tercio de los hogares pasará a pagar menos de $ 600 por mes; mientras que alrededor del 70% de los usuarios abonará alrededor de $1.275, en la región del AMBA, según los cálculos oficiales.

Con estos incrementos, y los que se den a nivel provincial, los subsidios que el Estado aporta al consumo de electricidad llegaran a US$ 2.565 millones el año próximo, contra US$ 4.355 millones de 2018 y US$ 11.465 millones de 2015.

Las fuentes recordaron además, que a partir del 1º de enero los contratos de concesión de servicios que prestan Edenor y Edesur pasarán a la órbita de los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia de Buenos Aires, con lo que dejarán de depender de de manera directa de la cartera que tiene a su cargo.

A partir del año próximo, estos dos estados deberán crear un organismo interjurisdicción que reemplace al actual Ente Nacional de Regulación de la Electricidad (ENRE), y también deberán definir a quiénes beneficiará la tarifa social y cuál será el monto a abonar.

En esa línea, los funcionarios y técnicos de la Secretaría de Energía trabajaban para definir los montos de deuda que mantienen con Edenor y Edesur por el suministro de electricidad a barrios carenciados, deudas que serán transferidas al gobierno porteño y al bonaerense.

Las fuentes destacaron que el incremento de la electricidad no será mayor debido a la disminución del costo mayorista a partir de una mayor producción de gas natural, que permite desplazar el consumo de fuel oil en las centrales térmicas.

Además, se produjo un desplazamiento en la generación térmica de electricidad por maneras más eficientes como el ingreso de energías renovables que aportaron 660 megawats este año y llegara a casi 3.000 MW en el 2019.

A esto se le sumará la repotenciación y extensión de la vida útil de la Central Nuclear Embalse, en Córdoba, que aportará otros 683 megawats

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image