¿Los controles de navegación que realiza Prefectura Naval Argentina son sólo para los isleños?

Origen Delta

En horas de la mañana, Productores isleños agrupados en «Origen Delta» fueron detenidos por Prefectura Naval Argentina cuando comercializaban su productos.

«Origen Delta» es una Asociación Civil, (a punto de conformarse como cooperativa) de 84 pequeños productores que apuestan desde hace meses al desarrollo y sustentabilidad de la vida isleña. Comercializan sus productos en Ferias Populares y en el Puerto de Frutos.

Debido al aislamiento social y preventivo, producto de la Pandemia por el Covid -19, desde el 20 de marzo se cerraron sus centros de comercialización.

Tratando de superar la crisis económica, se organizaron para comercializar su productos a bordo de un Tracker propio, distribuyendo su mercadería muelle por muelle.

Es importante aclarar que sus productos son de manufactura casera y natural, y todos ellos guardan los requisitos correspondientes respecto de las normas alimenticias.

Esta mañana, Prefectura Naval Argentina, no les permitió seguir su recorrido, labrando actas por diferentes motivos.

Los motivos, fueron que el CUIT de la Asociación Civil no figura asentado en la Embarcación, que viajaban en un tracker de 7 mtrs 3 personas, y que uno de los tripulantes no tenía el permiso para circular (siendo ésta última, la única infracción válida)

Origen Delta

Origen Delta PNA

Lo preocupante de ésta situación, no es si existe un papel o no. Lo importante es la doble vara con que la Fuerza de PNA controla y emite sus infracciones.

Como isleños, sabemos que realizar un trámite en Prefectura lleva meses. Esta Pandemia con sus restricciones nos ha tomado a todos por sorpresa y cada uno como ciudadano, hace lo mejor que puede para adecuarse.

No es el deseo ni el objetivo de los Productores, salir y entrar de la Isla. Al contrario: Viven en la isla, y comercializan productos alimenticios a sus vecinos muchos de los cuales no acceden al continente, justamente para cuidarse y cuidarnos.

El Coronavirus puso de relieve las enormes desigualdades que se han consolidado en este sistema, así como la necesidad de subsistencia de un grupo de pobladores isleños que tratan de vivir y trabajar en su territorio.

También puso de relieve que muchas estructuras nunca se adecuaron a la forma de Vida Isleña y en este sentido, Prefectura Naval Argentina, es una de ellas.

Vemos a diario y con asombro, la cantidad de turistas que aún en cuarentena obligatoria, acceden a las islas, sin que PNA les realice ningún acta y ni siquiera les emita una apercibimiento.

Los isleños no queremos convertirnos en fuerzas parapoliciales, que denuncian a sus propios vecinos no residentes, pero la injusticia y la falta de control hacia la población isleña nos obliga a realizar las denuncias correspondientes. Sin embargo, PNA no responde a las mismas, ni le realiza multas a los turistas por romper la cuarentena.

Acceden personas NO residentes en las islas, están las que van y vienen por el fin de semana e incluso las personas  que alquilan cabañas.

Respecto de la navegación, el 24 de marzo, PNA emitió un comunicado en el cual informó:

  • se lleva a conocimiento a la comunidad isleña; que en caso de ser necesario la adquisición de víveres (alimentos – agua – combustible); que se permite la navegación acorde al Artículo 6°; en embarcaciones adecuadas que permitan llevar los víveres y demás enseres en forma segura; evitando en todos los casos llevar a bordo más de dos (02) personas (situación contraria que amerita encontrarse en infracción).

Esta restricción, en teoría, se impone con el objetivo de asegurar la distancia mínima que requiere el aislamiento social. No tiene en cuenta siquiera la eslora de cada embarcación, por lo tanto se transforma en una restricción absurda, si observamos cómo navegan hoy las Lanchas Colectivas.

El Transporte Fluvial de Pasajeros se encuentra restringido en su recorrido en un mínimo indispensable. Por lo tanto, habiendo pasado 67 días de aislamiento, y varias flexibilizaciones en cuanto a las actividades permitidas, la capacidad de las embarcaciones, no permiten ni por asombro guardar el distanciamiento social, incumpliendo el «Plan de Emergencia en el Transporte Fluvial – COVID-19», establecido por la Subsecretaría de Transporte de la Provincia de Buenos Aires el 23 de abril último, donde se establece:

  • ARTICULO 1° Establecer que las empresas de transporte fluvial de pasajeros de jurisdicción provincial, que operen en el Delta de la Provincia de Buenos Aires, deberán restringir la capacidad de transporte establecida para cada embarcación por la Prefectura Naval Argentina, de modo de no superar el sesenta por ciento (60%) de ocupación de los asientos destinados a pasajeros, debiendo observarse dicha limitación al momento del inicio, en el trayecto y finalización de cada viaje, mientras dure el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”
  • ARTICULO 2°. Determinar que las empresas prestatarias de servicios de transporte fluvial de pasajeros de jurisdicción provincial deberán disponer la distribución de los pasajeros a bordo de cada embarcación, en forma espaciada, manteniendo siempre el distanciamiento social.

Lancha Colectiva lancha aislamiento

Observamos también, que navegan embarcaciones con más de 2 personas (por supuesto que no son embarcaciones isleñas) y PNA no interviene ni las detiene.

En éste contexto, es necesario que las Fuerzas de Seguridad, se adecuen a una forma de Vida isleña, con la cual a esta altura deberían estar en línea. En caso de que ésto no ocurra, las autoridades políticas correspondientes que velan por la seguridad, la salud y trabajo de las personas, deberían intervenir y proteger al ciudadano, de toda estigmatización e injusticia.

El análisis nos lleva a concluir que un papel de más o de menos no es el problema de fondo.

Los reclamos son claros:

  • Que otorguen el permiso provisorio hasta que el trámite final pueda ser realizado. (Cuit asociando la embarcación)
  • Revisión de la restriccion de 2 personas por embarcación sin tomar en cuenta la eslora de la misma.
  • Existe una población isleña que se está cuidando y cuida a sus vecinos
  • Proporciona alimentos de alta calidad muelle a muelle
  • No tienen la intención de romper la cuarentena, ni lo hacen.
  • Tratan de trabajar dignamente superando la crisis económica para no tener que depender de un Estado asistencialista
  • No pueden esperar la burocracia administrativa ya que duraría lo que mismo que el fin de la  cuarentena.
  • Que si hay controles y multas, las mismas sean para todos los que acceden a las islas en infracción también
  • Son isleños que quieren trabajar dignamente dentro de un marco lógico y sin incumplir las normas establecidas.

Reiteramos que el Coronavirus ha puesto en relieve aquellas estructuras que siempre estuvieron olvidadas y relegadas en las sociedades: En la nuestra, es la «Forma de Vida Isleña.»

2 COMENTARIOS

  1. Tenes que sacarlos con helicoptero. Llevarselos a Bolsonaro al Amazonas, y, que con el cuidado que les da Jair, traten de no morir en PANDEMIA. PEDACITOS DE ANIMALITOS ISLEÑOS ( carpinchos o nutrias)

  2. Nda de esto me sorprende. El accionar institucional es lento, retrogrado, espantosamente burocratico, discrecional, unilateral y no tiene en cuenta las necesidades, solo las obligaciones (de los usuarios).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí