Se celebró hoy, la audiencia en el Ministerio de Trabajo para destrabar el conflicto por el pago de los haberes del personal despedido por la Empresa Cacciola.

 

La noticia oficial del cierre llegó el viernes pasado, cuando sus propietarios -el grupo argentino de transporte Ersa Urbano- enviaron una nota, donde anticipaban la medida y argumentando su decisión, en base a la fuerte devaluación del dólar estadounidense, el aumento de los costos de mantenimiento. y los juicios laborales que enfrentaba.

El grupo argentino Ersa, con base en la provincia de Corrientes, compró Cacciola en 2012 y la sumó a su holding de servicios terrestres de transporte de pasajeros.

Maneja líneas de colectivos en siete provincias y en la Ciudad de Buenos Aires. Está en convocatoria de acreedores desde febrero pasado y tiene más de 4.300 empleados. Su presidente es el empresario correntino Juan Carlos Romero, que compró la empresa a fines de 2014.
Según los datos del Banco Central, la compañía cuenta con una deuda bancaria de poco más de $1,3 millones que está contemplada dentro del concurso de acreedores.
Hasta hace unos meses, la Empresa «subsistía» gracias al cobro de los subsidios al Transporte Terrestre, los cuales fondeaban de alguna manera, la actividad fluvial.
Sin embargo, alrededor de 53 de esos colectivos no prestaban servicio, por lo tanto últimamente, dejaron de percibir el subsidio correspondiente.
A partir de ese momento, la caída de la Empresa de Transporte Fluvial, comenzó a ser inminente.
La situación actual, se desencadenó en medio de un conflicto gremial, en el cual se reclamaba el incumplimiento por parte de la Empresa, de un porcentaje de aumento en los haberes que ya estaba pactado.Aquello originó un paro de actividades a partir del día 22 de junio. Se dictó la conciliación obligatoria con fecha de audiencia el viernes pasado, momento en el cual la Empresa decide no discutir mas los temas relacionados a los haberes y despedir a sus empleados, queriendo abonar sólo el 50% de los montos indeminizatorios.

El mismo viernes, se extendió el plazo de la Conciliación obligatoria durante 15 días hábiles (hasta el 23 de julio), retrotrayendo todas las medidas a la fecha 28 de junio, lo que significaría que quedarían sin efecto los despidos y la Empresa debería volver a operar.

También se fijó una audiencia de conciliación para hoy en el Ministerio de Trabajo, entre la Empresa Cacciola y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) quien se niega a aceptar el pago de la mitad de las indemnizaciones para los trabajadores.

En la audiencia de hoy, no se arribó a un acuerdo entre las partes.

El SOMU, (Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, reclama:

 

«En caso de que la Empresa continúe con la idea del cese de actividades, abone las indemnizaciones del Art. 245 LCT ( al 100%), tal como legalmente corresponde.»

Asimismo, solicita «el pago efectivo de los salarios devengados del mes de Junio» y finalmente solicita que «en caso de que los servicios se continúen prestando, ya sea por la misma empresa o a través de otra firma, solicitamos la mantención de la fuente laboral de todos los trabajadores»

La Empresa se niega a aceptar la Conciliación Obligatoria y volver operar, y ratifica que sólo abonará el art 247 LCT (50 %), motivo por el cual, desde el Ministerio de Trabajo, se fijó una nueva audiencia para el próximo miércoles 03 de julio.

En tanto los montos con el 50% de las indemnizaciones y los aguinaldos, ya están disponibles, pero el Sindicato se niega a aceptarlos, exigiendo el pago del 100% como corresponde.

Ajuntamos el Acta

Acta Cacciola 1Acta Cacciola 2

Author: Pluma de Río

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enter Captcha Here : *

Reload Image