Un centenar de isleños cortaron el Río Tigre en reclamo al tarifazo en el transporte Fluvial de Pasajeros

 

Corte de Río

Más de 30 embarcaciones, se unieron en un corte de Río Tigre el sábado pasado, a partir de las 11 hs de la mañana.

El reclamo era uno sólo: Frenar el tarifazo que el último 15 de junio se implementó pese al rechazo unánime de funcionarios y vecinos del Delta en la última Audiencia Pública.

Corte de Río

Sin mediar conciliación alguna, la Subsecretaria de Transporte de la Provincia de Buenos Aires, implementó un aumento del boleto turista que va desde el 93 al 161% y para el boleto isleño desde un 36 al 40%.    

El estudio de costos que justificó el aumento, (rechazado por todos los asistentes por falaz), fue realizado en base a las declaraciones juradas de las mismas Empresas de Trasporte, que han eliminado ilegalmente recorridos dejando a la población aislada, y que hasta hace 4 días se negaban a firmar el amento por paritarias de sus trabajadores, con el pretexto de que no están Subsidiados por el Estado y que el negocio no les es rentable.

Se trata de las mismas Empresas que tampoco han cambiado la flota de las embarcaciones en las cuales viajan los isleños y que hoy cuentan con 80 años de antigüedad y las cuales muchas de ellas tienen graves problemas de seguridad.

Ocurre, que el Transporte Fluvial de Pasajeros NO está incluido en el subsidio de al Transporte como el resto de los transportes de la Provincia de Buenos Aires.

Esta discriminación acarrea el resto de los problemas entre los cuales se encuentran:

  • La obligación que tienen las Empresas en cambiar la flota (de la misma manera que se cambian las unidades de colectivos)
  • El Subsidio al Pasajero (en el que la Tarjeta SUBE posee los descuentos correspondientes)
  • Garantizar la Seguridad con embarcaciones que cumplan con los requisitos
  • La regularización del servicio de Lanchas Escolares (celadores en las lanchas para que los niños no viajen solos)
  • La obligación de mantener los recorridos que están reglamentados.

La comunidad isleña que se opuso al aumento de tarifas, dio argumentos con fundamentaciones muy firmes en la Audiencia Pública del pasado 9 de mayo.

Avisó que se iban a tomar las medidas de fuerza que hicieran falta, y así fue.

Convocadas por el Consejo Asesor Permanente Isleño (CAPI), la organización que abarca a las Organizaciones Isleñas que desean formar parte de él, cientos de personas cortaron el Río Tigre para hacerse ver y escuchar.

Ingresaron al Río Tigre a las 11hs en punto y allí permanecieron pacíficamente amarrados y unidos por una soga que iba de lado a lado del río, en un clima tranquilo pero firme.

Incluso los botes de remo de los clubes que no se habían enterado del corte, se plegaron a él en apoyo al reclamo.

En la Estación Fluvial esperaban otros cientos de personas.

Corte de Río

Los botes se desconcentraron a las 12 hs en punto tal como se había prometido.

Corte de Río

El corte en el río, duró 1 hs exacta. Las embarcaciones llegaron a la rampa de la Estación Fluvial, donde amarraron y se abrió el micrófono para quien quisiera emitir su opinión.

Hizo uso de la palabra Luis Cancelo (Director de la Unidad Ejecutora del Plan de Manejo del Delta y Miembro del C.A.P.I) quien recordó que entre los 50 o 60 oradores de la Audiencia Pública por el Transporte, “no hubo ni un vecino que estuviera a favor del aumento y en éstos términos”.

Reclamó además que ”la Provincia de Buenos Aires, jamás escuchó el reclamo de diálogo entre todos los actores” aludiendo a la CoTraDe (Comisión de Seguimiento del Transporte del Delta) que está a la espera de ser reglamentada hace ya 4 años.

Mencionó que el año pasado la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires definió que todo vecino que tuviera una tarjeta del Banco Provincia, podía viajar GRATIS a la costa con fundamento en el esparcimiento; pero en el análisis de los costos del Transporte Fluvial de pasajeros, se refieren a la tarifa Turista del Delta como una tarifa relacionada al OSCIO, y  por lo tanto, no corresponde que esté sujeta a ningún subsidio. Remarcó la discriminación entre aquella inversión hacia el turismo en la Costa Atlántica y la NO inversión hacia el turismo y desarrollo del Delta.

Recordó que el planteo de que se reclama es el subsidio al PASAJERO, y no a las Empresas.

Lo central de la Economía en el Delta, tiene que ver con el Transporte, y éste aumento la quiebra y reconoció que “si bien es cierto que el pasaje no tuvo aumento durante 3 años fue porque muchos de los que estamos acá, cortamos el río, no porque fueron buenos, ni estos ni los anteriores; fue porque nos lo ganamos acá en el río, y vamos a estar acá las veces que sea necesario”.

Por su parte, Federico Ugo (Subsecretario de Hábitat y de la Economía Popular), reclamo que “exista el subsidio al Pasajero, ni a las Empresas ni para otros, al pasajero».

Pablo Peredo (Concejal de San Fernando), recordó que “éste y muchos otros reclamos como los de Edenor, nos atraviesan tanto a Tigre como a San Fernando”. Contó, además, “mi papá manejó estas mismas lanchas en el año 55/60 y estaban iguales que ahora. Son las mismas lanchas, que ya eran viejas en los años 60” reclamando la modernización de las mismas, haciendo alusión a la seguridad de los vecinos.

Luego, se preguntó: «¿Quien define quienes son turistas? ¿Nosotros somos turistas? ¿Que vivimos acá, y que somos hijos del éxodo de nuestros abuelos que vivían en el Méndez Grande en los años 40 y que se tuvieron que ir? Nosotros vivimos en Carupá, San Fernando, Tigre, y fuimos parte de esos 50 mil habitantes que hubo en el Delta”. “No podemos dejar que el Delta siga despoblándose”, agregó.

“Tiene que haber una política de Trasporte, en producción, en educación, en urbanismo y en medio ambiente” reclamó.

Por último, hizo una fuerte crítica a la DPI (Dirección Provincial de Islas) diciendo que «No tiene gobernanza, que se ponga los pantalones y nos acompañe”.

Luego, Martin Nunziata, (referente isleño, Miembro de Asamblea Delta y del Río de la Plata y del CAPI), contó cómo se conformó el CAPI, mencionando que “hasta ahora siempre éramos el enemigo del pueblo, pero nos abrieron una ventanita y entramos y se formó el CAPI.”

Lo definió como “una experiencia única en todos los Municipios, donde se ha logrado que tengamos un espacio fisco en la Estación Fluvial y donde cualquier isleño puede traer una inquietud. Es un lugar donde se construyen políticas públicas con la participación de los isleños».

Y aclaró, “No nos arrogamos representar a todo el universo isleño, pero sí hemos podido ponernos de acuerdo en que haya algo que nos aglutine, una mesa de diálogo con una finalidad.”

Se refirió al problema de trasporte como un “Problema de Soberanía Territorial”. “Lo que quieren es vaciar el Delta”, basando su argumento en las realidades de la falta de nafta, el cierre de las escuelas y la imposibilidad de pagar el boleto de la lancha colectiva.

Llamó a la reflexión a los isleños que no asistieron y justificaron el aumento en base al contexto económico inflacionario general, y les recordó que sus amigos no van a poder visitarlos, y el cabañero, va a tener que cobrar una fortuna para que la gente venga al Delta.

En la misma línea, Pablo Cremona del Observatorio de Humedales y miembro del CAPI, también se refrió a la lucha como “absolutamente territorial” y agregó la crítica a los emprendimientos y negocios inmobiliarios que destruyen los valles de inundación. Reclamo la política pública fuerte en el Delta y para eso pidió presencia de la población, a fin de parar esta lucha territorial, repitiendo o una frase ya arraigada en todas las luchas: “DEL DELTA NO NOS VAMOS”.

“Defender el Transporte es defender nuestra vida”, mencionó Cintia (miembro de Casa Puente y miembro del CAPI) y aseguró que “no es un problema de Tarifa, es un problema de Estructura, y parte de la estructura que queremos que se modifique es la estructura monopólica y de la gestión privada; vamos por una gestión social que tenga en cuenta a la comunidad”

El Defensor del Pueblo de Tigre (Juan Crotti) recordó la Audiencia Pública y que éstos aumentos no tienen en cuenta la opinión de los vecinos y aseguró que van seguir acompañando estos reclamos, para que el Delta no se convierta en un lugar de especulación inmobiliaria.

Luego, Rubén Sejenovich, (miembro de Unidad Isleña y del Capi), volvió a reiterar que “No cortamos el Río por la tarifa, cortamos el río por cómo viajamos”.

Reclamó el «cambio de los actores, de las licitaciones, como factor esencial para que ésto cambie. No podemos seguir viajando con motores de 1940”, dijo.

Reivindicó la “unidad” para ponerse a trabajar.; mencionando a la CoTraDe y su falta de reglamentación.

Criticó que los recorridos pueden ser reconvertidos a lanchas de menor porte en ríos más pequeños, y que sólo depende de la voluntad de las Empresas y de la voluntad política, para optimizar como corresponde.

Por otro lado, dijo “es mentira que no se puede reconvertir la flota, o que no se pueden hacer más de una lancha al año. En Paraguay con 200 millones de pesos, pusieron 40 ferris. El gobierno de la Provincia de Bs As pone 2.700 millones de pesos por mes para subsidiar el transporte público de pasajeros terrestre, y nosotros con 80 millones por año viajamos tranquilos”.

Luego, para sorpresa de muchos en un día complejo, donde se cerraban las listas, se hizo presente el Intendente de Tigre, Julio Zamora, y ante la ovación de los presentes aseguró: “Yo me puedo ir o no me puedo ir, pero el que va a ser protagonista en todos estos meses, es el pueblo de Tigre, que va a dar un escarmiento y va a enseñar que nadie puede tener caprichos, para conducir los destinos de nuestra tierra”, refiriéndose a la difícil situación de su candidatura y su proscripción para presentarse en las próximas elecciones.

En cuanto al reclamo de Transporte, mencionó “esta situación de aumento de tarifas no solo complica al vecino isleño en su vida cotidiana, sino que también es un ataque al desarrollo económico de nuestro Delta, principalmente al desarrollo turístico, y a las muchas familias que trabajan y que son emprendedoras, para que tengan la posibilidad de que mediante el transporte. los turistas puedan llegar a los lugares del Delta.”

“Estamos hablando de algo que no tiene una gran entidad económica para la Provincia de Bs As, estamos hablando de un pequeño subsidio que el marco del los subsidios que se le dan al transporte automotor, es ínfimo”, recordó.

Mencionó también la acción de Amparo realizada por el municipio, planteando que ”los usuarios de islas, deben tener igualdad de condiciones a los usuarios del transporte automotor de pasajeros.”  Y agregó: “la normativa del Trasporte automotor es INCONSTOTUCIONAL, por cuanto NO contempla la realidad de los vecinos de islas” y volvió a sumarse como una herramienta que acompañará el reclamo de los vecinos.

Hernán De Corte, (Secretario del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos) brindó su apoyo incondicional a los vecinos y mencionó que “nunca dudaron en estar presentes apoyando el reclamo”, y aseguró: “que NO hay transporte en el mundo que pueda sobrevivir sin el subsidio del Estado y que este no va a ser la excepción.»

Mencionó la medida de fuerza contra la Empresa Cacciola quienes no cumplieron en abonar los que se pactó oportunamente.

Ante el reclamo de una vecina sobre la posibilidad de que se realicen los paros los fines de semana, respondió: “¿Cuándo se van a dar cuenta que el Sindicato no es enemigo de ustedes? Ni de ustedes ni de los empresarios, y recordó que han realizado varias veces un paro los fines de semana”.” Nosotros somos una dirigencia que no nos escondemos de nada y que no somos de tirar la pelota para el costado” e invitó a la vecina, a acercase cuando tuviera dudas o propuestas a una mesa de dialogo.

Patricia Loperena (vecina de la isla y miembro de la cooperadora de la Escuela N° 12 de islas), mencionó el viejo reclamo que se viene realizando debido a que en las lanchas escolares no hay celadores, que los chicos viajan solos en lanchas que no son exclusivas para los niños. Festejó que se reconozca que esta lucha es un tema territorial, y un intento de vaciamiento de la isla, dejándola a merced de los negocios inmobiliarios.

Bajo el mismo hilo conductor, Lucas, recordó que éstos negocios inmobiliarios «quieren sacar a nuestros pueblos originarios», (por nuestros vecinos de Punta Querandí); «a 30 familias del Arroyo Anguilas» (por los vecinos desalojados por Colony Park).

Llamó a “resistir” porque esto va a continuar, ya que “estamos en unas tierras riquísimas”. “Vienen por las islas y nosotros vamos a seguir resistiendo porque es nuestro territorio y de acá NONOS VAMOS”, afirmó.


 

Lo que nos dejo el corte de río

 

Como acción de protesta comunitaria, fue muy exitoso. Uno más de todos los cortes de río que se efectuaron , que por cierto no fueron muchos.

Cortar el río, es una medida extrema, para los isleños, y para el resto de la comunidad.

En el corte del año 2016 por esta misma causa, se logró frenar un aumento de tarifas del 100% y mantenerlas congeladas durante tres años.

Sin embargo, el contexto económico y político de la actualidad, es muy diferente al del año 2016. Con una economía en recesión, con miles de puestos de trabajos perdidos, con una inflación que asciende a más del 56% interanual, y las aberrantes políticas de ajustes y tarifazos en todos los sectores, al gobierno saliente, pareciera no preocuparle el costo político que significa la aplicación de éste tarifazo.

A pesar del poco dinero que le significa a la Provincia de Buenos Aires, terminar con la discriminación e incluir al Transporte Fluvial en el Sistema de subsidios con el que cuentan el resto de los transportes, se niega rotundamente a hacerlo.

La explicación refiere a la reproducción del «caos».

Han logrado que la situación económica llegue a extremos tan caóticos, que encuentran en ella excusa perfecta para desentenderse de sus responsabilidades como Estado y logran hacer recaer en los usuarios el costo de las Empresas, con total impunidad. 

En una suerte de «Sindrome de Stocolmo» hasta convencen a cierta población de que es «normal» y «justo» que aumenten las tarifas, confundiendo todos los conceptos.

Para que quede claro una vez más. 

 

El problema NO ES CUANTO AUMENTA… NI SIQUIERA , QUE AUMENTE. EL PROBLEMA ES QUIEN LO PAGA.

El Estado debe hacerse cargo de subsidiar el Transporte fluvial como lo hace con el resto de los transportes terrestres, permitiendo que se apliquen los subsidios al pasajero correspondientes, la renovación de la flota y la continuidad de los recorridos.

De no hacerlo, los habitantes y usuarios, quedan a merced de las Empresas y sus intereses de rentabilidad.

La economía regional se verá gravemente afectada, así como la vida social y cultural de toda la comunidad del Delta.

Cabe aclarar que la firmeza del reclamo se pudo ver, y se seguirá viendo las veces que sea necesario.

Los grandes ausentes

Los emprendedores turísticos, Restaurantes, Hoteles, Complejos de grandes de cabañas, etc. Parecieran no se haberse dado cuenta aún, que éste reclamo los incluye, y que son los principales afectados. 

El otro gran ausente: la Dirección Provincial de Islas, quien no se hizo eco de que éste problema afecta a quienes ellos deberían representar y proteger.

Author: Pluma de Río

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enter Captcha Here : *

Reload Image