Transcurre el segundo día de Paro de Transporte Fluvial por tiempo indeterminado, y los isleños son los principales rehenes.

Amarra

Niños sin clases, personas que no pueden ir a trabajar ni asistir a sus tratamientos de salud, alimentos y agua potable que no pueden reponerse, personas varadas en el continente y personas varadas en la isla, turismo que no puede acceder, emprendimientos que se desfinancian…

Este es el panorama en las Islas del Delta de Tigre y San Fernando desde hace dos días.

El motivo, no es el PARO. El real motivo, es el incumplimiento en el pago de haberes hacia sus empleados, por parte de las Empresas de Línea (Jilguero, Líneas Delta e Interisleña) en el pago de haberes de Febrero y el bono correspondiente.

Dicho incumplimiento desencadenó un Paro por tiempo indeterminado impulsado por el SOMU (Sindicato de Obreros Marítimos Unidos), en defensa de los derechos de sus representados.

En el día de ayer, las Empresas ofrecieron pagar el importe adeudado en 3 cuotas (la última el 20 de marzo). El ofrecimiento fue rechazado categóricamente por el sindicato, quien asegura que no levantarán la medida hasta que no se abonen el 100% de los salarios.

El problema de fondo, es que el Transporte Fluvial NO se encuentra dentro de los Subsidios otorgados por la Provincia como el resto de los Transporte Terrestres. Esta situación, nunca fue regularizada por ninguno de los gobiernos de turno.

Cabe destacar, que las Empresas reciben del Ministerio de Educación, el pago «adicional» para el Transporte Escolar, que no es un importe menor. Aún así, los niños isleños, hace dos días que NO TIENEN CLASES.

Aunque el problema es real, y el gobierno debe solucionar esta desigualdad respecto del resto de los Transportes, esporádicamente las Empresas alegan ésta deficiencia para declararse insolventes.

Con éste argumento, y mencionando que su negocio «no es rentable», se sienten en la «libertad» de eliminar recorridos ya establecidos, dejando a los isleños incomunicadas (como ocurrió durante todo el 2019); incumplir con sus trabajadores al no abonar los haberes correspondientes, y desconocer que brindan un «Servicio Público Esencial» a la comunidad en general.

De forma reiterada y sobre éste conflicto en particular, las Empresas aseguran que NO poseen el dinero para abonar los haberes adeudados y continúan presionando a la Provincia de Buenos Aires por los subsidios, siendo los responsables de que el paro continúe.

El Sindicato, se muestra inflexible respecto de la medida de fuerza, afirmando que no levantarán la medida de fuerza, hasta que los trabajadores cobren sus haberes.

Una vez más, la variable de presión de los empresarios esta sobre los más vulnerables: Los trabajadores y la población isleña.

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires debe intervenir de forma urgente para destrabar el conflicto de forma definitiva. Ese siempre fue el cauce del río, pero nunca se siguió.

Seguimos aislados y sin soluciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí