La madre de la pequeña Laila estaba en un campamento a menos de una milla de distancia de la frontera, pero los gases lacrimógenos llegaron hasta ahí y los inhaló.

 

Palestina
Familiares de Laila lloran por la muerte de la bebé de ocho meses. Mohammed Salem /Reuters

Se llamaba Laila Al Ghandur y tenía apenas ocho meses de nacida. Este lunes murió tras haber inhalado gases lacrimógenos durante los choques entre manifestantes palestinos y soldados israelíes en la frontera de la Franja de Gaza, que han dejado al menos 59 muertos y 2,700 heridos, de acuerdo con el ministerio de Salud del enclave.

La jornada del lunes fue la más sangrienta del conflicto árabe-israelí desde la guerra del verano de 2014 en la Franja de Gaza.

Ashaf al Qedra, portavoz del Ministerio de Salud palestino, confirmó la muerte de la pequeña Laila, una de las víctimas de las manifestaciones contra la inauguración de la Embajada de EEUU en Jerusalén.

El portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), Jens Laerke, aseveró que con datos verificados por la organización entre el total de fallecidos de este lunes en la zona fronteriza hay “seis niños y un trabajador de salud”.

A las protestas acudieron familias enteras, atendiendo al llamamiento de Hamás, padres, madres, ancianos y niños, algunos de los cuales se situaron en la vanguardia de las protestas frente a la divisoria.

Según una versión que recoge la agencia Efe, la madre de Laila estaba con ella y junto a un grupo de personas a 0.62 millas (un kilómetro) de distancia de la línea fronteriza, cerca de tiendas de campaña instaladas por los organizadores, pero el gas lacrimógeno lanzado por fuerzas israelíes para dispersar a los manifestantes se extendió hasta esa zona.

Desde el 30 de marzo, varias facciones palestinas han convocado manifestaciones semanales para reivindicar su derecho al retorno a las tierras de las que fueron expulsados o huyeron con la guerra y creación del Estado de Israel en 1948, que cumplió este lunes setenta años.

El general Ronen Manelis, portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, al achacar la responsabilidad del los choques al grupo Hamas, señaló que las protestas de ayer en Gaza “no tienen precedente en las semanas anteriores en su grado de violencia”.

Christoph Boulierac, vocero de Unicef, destacó este martes que uno de cada cuatro niños en la Franja de Gaza necesitan asistencia psicosocial y que la mitad de ellos necesitan ayuda externa para sobrevivir.

Los soldados israelíes mataron por lo menos a 59 palestinos que manifestaban en la frontera de la Franja de Gaza para

El ejército israelí desplegó centenas de francotiradores, responsables de la mayoría de las muertes. Los francotiradores hirieron además a centenas de palestinos. El ejército también utilizó gases lacrimógenos contra los manifestantes.

Los palestinos enterrarán este martes a los 59 fallecidos durante las protestas, justo cuando conmemoran el aniversario de lo que los palestinos llaman su “nakba”, o catástrofe, que marca la creación del estado de Israel hace 70 años.

Khaled Batch, jefe del comité organizador de las protestas, señaló que el martes será un día para funerales, sugiriendo que no se planearon nuevas marchas. Varias de las tiendas de campaña donde los manifestantes se reunían en la frontera fueron derribadas, según reportaron medios israelíes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image