Hace dos días, los habitantes del Delta nos enfrentamos a una gran bajante que nos hace extrañar y valorar nuestro Río

 

Esta situación nos hace reflexionar sobre nuestro Humedal y la importancia que tiene el río para los isleños.

A las inclemencias de la Naturaleza, se le suman las ya conocidas ineficiencias de Empresas que proveen los servicios básicos en la Isla. Es el caso de Edenor, quien ha dejado sin servicio eléctrico a gran parte del Delta en la 1, 2 y 3 sección.

Pero hoy, no vamos a referirnos a ellos, sino a nuestro entorno, nuestro Humedal, y la importancia que tiene en el desempeño de nuestras vidas diarias.

El río, es tan necesario para nosotros, que sin él las complicaciones nos sumergen.

Con la intensa bajante, los muelles quedaron al descubierto, atrapando botes en la tierra en algunos casos, sin permitir que pudiéramos navegar con nuestras embarcaciones. También, quedaron al descubierto las cañerías de las bombas con las cuales cargamos el agua, sumergidas sólo en el barro. Muchos no tuvimos agua en nuestros tanques.

Paraná Mini

El servicio de Lanchas colectivas único medio de transporte, se vio gravemente afectado. El puerto fue cerrado y el servicio reducido al mínimo. Aquellas lanchas que salían a realizar sus recorridos, no podían subir ni bajar pasajeros en el camino, ya que era dificultoso acercarse a los muelles. Muchas personas quedaron varadas, teniendo que encontrar alguna alternativa para volver a sus hogares: algún vecino, alguna canoa, simplemente esperar a que el agua suba un poco y rezar para que pase una Lancha Colectiva.

Puerto de Frutos

A raíz de que en muchas zonas no había luz, la antena de Personal del Tuyuparé que comunica los vecinos de la 2 y 3 sección, quedó fuera de servicio. De la misma forma, quedo fuera de servicio la antena de Internet de la Empresa Widercom, quien provee dicha prestación a muchos habitantes del Delta. Gran parte de la población quedo incomunicada. Entendiendo que estar “Incomunicados” es no poder llamar ni siquiera a la ambulancia… (la cual tampoco podría haber navegado en una emergencia)

Las lanchas de la cuadrilla de la Empresa Edenor no reestablecían el servicio, porque no ingresar en los ríos afectados.

Las Lanchas Almaceneras, por su parte, no pudieron salir del Puerto de Frutos, por lo tanto, no realizaron su recorrido habitual, y muchos no pudieron abastecerse.

Arroyo Durazno

Las personas que no habitan en nuestras Islas, quizás vean al Río como un obstáculo… pero para nosotros no lo es y allí radica la principal diferencia en nuestra forma de Vida isleña.

Esa inmensa masa de agua dulce que ingresa a nuestros terrenos; se lleva nuestras cosas en alguna marea; nos calma el calor en el verano y nos hiela en el invierno; es esencial para desarrollar nuestras vidas de forma normal. Sin ella no podríamos vivir en la isla, porque no existiría ninguna isla…

Reflexionemos sobre no endicar los terrenos más allá de lo permitido; sobre no cambiar el curso natural del agua; sobre no contaminar… El cuidado de nuestro Humedal y de nuestros ríos, depende mucho de nosotros, como principales protagonistas de su existencia, y como sus defensores contra los que quieran destruirlo.

Los isleños, SOMOS, si existe el Río… Por él habitamos estas islas y vivimos esta forma de vida tan especial.

Sin olvidarlo, esperamos que nuestro Río vuelva… y que seguramente en unos días, no regale una marea para compensar su ausencia.

Esta nota fue escrita el 21 de julio… a las 15 hs. No se ha podido publicar hasta ahora, que volvió la luz y la señal de internet, pero sobre todo…porque volvió el Río.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image