La obra permitirá un tratamiento intensivo de las aguas negras que siempre resultaron potencialmente peligrosas para la contaminación de los ríos, en este caso del Limay.

 

Son obras que a la vista no parecen tener demasiada trascendencia y cuando terminan quedan bajo tierra, pero el valor que tienen es enorme, teniendo en cuenta que permitirán frenar uno de los problemas más graves de las grandes ciudades: la contaminación.

Ayer se firmó el acta para la ejecución del primer tramo del denominado Colector Cloacal del Oeste II, un nombre muy técnico, pero que no es otra cosa que la ampliación del sistema para la recolección de líquidos cloacales que comienza en uno de los sectores más poblados, atraviesa la ciudad y termina en la planta Tronador para su tratamiento.

La obra, financiada en sus dos terceras partes por el gobierno nacional y la otra por la provincia, permitirá un tratamiento intensivo de todas esas aguas negras que siempre resultaron potencialmente peligrosas para la contaminación de los ríos, en este caso del Limay.

El gobierno informó que el proyecto cuenta con un plazo de ejecución de 720 días y beneficia en forma directa a 22 mil usuarios en principio. Sin embargo, en un futuro lo hará para 150 mil habitantes.

“Son 22 kilómetros de cañería que permitirán terminar con los desbordes cloacales y mejorar la calidad de los sectores más vulnerables de ese sector de la ciudad, pero que en realidad van a beneficiar a todos los habitantes porque forman parte de un sistema donde contamos con la Colectora Central Máxima que ya inauguramos”, expresó ayer el gobernador Omar Gutiérrez junto al subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartúa.

La obra consiste en la construcción de una colectora dividida en dos tramos, uno a gravedad y otro por impulsión. El primero de ellos consiste en el tendido de 12 mil metros de cañería. Este tramo está constituido por dos ramales principales que se unen en la intersección de las calles Laprida y Crouzeilles.

Gutiérrez recordó que la planta de tratamiento Tronador fue ampliada de 7 a 12 módulos y que “están proyectados dos módulos más para que pueda satisfacer la demanda de 450 mil habitantes”. Afirmó: “Tenemos infraestructura con proyección de futuro, porque hoy Neuquén capital tiene 280 mil habitantes”.

Por su parte, Bereciartúa dijo que para el gobierno nacional “la infraestructura hoy es una prioridad a través del Plan Agua, que representa en conjunto licitaciones en todo el país por más de 40 mil millones de pesos”.

Destacó el beneficio de “trabajar en conjunto” y afirmó: “Me voy con una sensación muy positiva de ver que se avanza en temas concretos en una provincia extraordinaria como Neuquén, que cuenta con una enorme cantidad de recursos y con la gran capacidad de su gente”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here