La oposición estuvo a sólo 11 votos de rechazar la ignominiosa reforma jubilatoria. Hubo 11 diputados que no estuvieron a la altura de la gravedad de la situación y con sus comportamientos contribuyeron a perjudicar a millones de jubilados. Enterate quienes son

 

La tarde noche del lunes y la madrugada del martes fueron horas de tensión, no sólo por los episodios que se vivieron en las calles aledañas al Congreso primero y en toda la ciudad mas tarde sino por lo que ocurría en el recinto de la Cámara de Diputados durante el debate de la reforma jubilatoria.

Durante horas los diputados oficialistas y opositores realizaron un permanente juego de aritmética para contar los votos con los que cada sector contaba. El “poroteo”, como se suele llamar a ese recuento permanente de adhesiones y rechazos, aparecía parejo y hasta poco antes de la votación nadie tenía nada del todo asegurado.

 Tal era la paridad que una luz de alarma se encendió cuando, en el recuento de esos votos, ya entrada la madrugada, Cambiemos y sus aliados cayeron en la cuenta de que la votación podía terminar muy pareja e incluso apareció el fantasma del empate y la necesidad de que el presidente de la Cámara Emilio Monzó se convirtiera en el árbitro del desempate.

En ese marco, la posibilidad de que la oposición hubiera conseguido los votos necesarios para rechazar el nefasto proyecto anti-jubilados estuvo al alcance de la mano, si no fuera porque una decena de diputados que se había manifestado en contra de la iniciativa decidió no concurrir al recinto.

En efecto: el oficialismo y sus aliados obtuvieron 127 votos afirmativos que les permitieron aprobarla de modo ajustado ya que la oposición en su conjunto sumó 117 votos.

Entre los diputados que habían expresado su postura contraria al proyecto pero que finalmente no estuvieron en la votación, figuran el ex gobernador bonaerense Daniel Scioli y el suspendido Julio De Vido, preso en la cárcel de Marcos Paz. La lista completa de los ausentes que con sus votos hubieran permitido como mínimo empatar la votación es la siguiente:

lista de diputados ausentes

Es decir que por la cobardía de 9 de estos legisladores (recordemos que De Vido está encarcelado) la oposición no pudo alcanzar al menos 126 votos, lo que hubiera significado para Cambiemos y sus aliados una victoria “pírrica” de sólo 1 voto de diferencia que habría configurado un escenario político diferente que el actual.

Del mismo modo y haciendo jugar un poco la imaginación, si los diputados que resolvieron abstenerse hubieran votado en contra el resultado hubiera sido adverso para el oficialismo por un voto, nada más.

Entonces, las chances de rechazar de plano la reforma jubilatoria estuvieron al alcance de la mano.

Sólo la falta de coraje de 11 diputados, entre ausentes y abstenedores, impidió que esa iniciativa, que ataca de manera inmoral y perversa el bolsillo de los jubilados fuese rechazada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image