Uno de los huracanes más fuertes en la historia de Puerto Rico golpeó la isla este miércoles, arrancando techos y puertas, derribando torres de electricidad y desatando fuertes inundaciones en una embestida que podría profundizar todavía más la crisis financiera del territorio estadounidense, que se salvó del huracán Irma.

 

La isla, donde viven 3,3 millones de personas se quedó totalmente sin electricidad.

Asimismo, Abner Gómez, director de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD) subrayó en conferencia de prensa que “todavía el jueves no es momento para salir”. “Recuerden que hay tendido eléctrico en el suelo y eso puede provocar accidentes”, advirtió el máximo responsable de AEMEAD, que confirmó que el 100 % de la isla, donde viven 3,3 millones de personas, se encuentra ya sin suministro eléctrico por el paso del huracán María.

 

María, que se llevó la vida de nueve personas en su estela a través del Caribe, tocó tierra portorriqueña a las 6.15 hora local (10.15 GMT), en la ciudad costera del sureste de Yabucoa como un huracán de categoría 4, con vientos de 250 kilómetros por hora.

El ojo del huracán salió este mediodía de la isla pero se espera que el ciclón siga castigando la isla con vientos potencialmente mortales durante un lapso de 12 a 24 horas. El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos estimó que minutos antes de salir de Puerto Rico este huracán tenía vientos de 220 kilómetros por hora y se desplazaba rumbo noroeste a una velocidad de 19 km/h.

La isla sufrió “severos” daños por el paso del destructivo ciclón, pero hasta el momento no hay informes de posibles víctimas. El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosello, subrayó que el peligro por este ciclón de categoría 4 continúa y todavía queda por lo menos “un día completo de lluvia”. El Gobernador añadió que los servicios de rescate todavía no pueden salir a cumplir sus funciones hasta que los vientos bajen, pero han recibido peticiones para rescatar a personas en distintos lugares de la isla.

 

La alcaldesa de San Juan, la capital, Carmen Yulin Ruiz, valoró que la isla ya no volvería a ser la misma (al menos a corto plazo): “Nuestra vida como la conocíamos cambió”. Asimismo la alcaldesa instó a los ciudadanos a comenzar a racionar el suministro, ya que, consideró, van a “estar cuatro meses sin luz”.

Mientras la gente se refugió en las escaleras, los baños y los armarios, María lentamente atravesó la isla, derribando torres de comunicación, rompiendo árboles y descargando al menos 20 centímetros de lluvia. Se registraron inundaciones generalizadas en toda la isla, con docenas de automóviles sumergidos en algunos barrios y muchas calles convertidas en ríos.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enter Captcha Here : *

Reload Image