El ministro de Justicia consideró que por la situación que atraviesa la procuradora “no debería poder llevar bien adelante su tarea” y le pidió que se tome licencia.

 

El Gobierno insistió este viernes en que la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, se aparte de su cargo tras haber sido procesada y reclamó que “al menos pida licencia”, al tiempo que advirtió que es “inevitable” someterla a juicio político.

El último jueves el juez federal Julián Ercolini procesó a Gils Carbó como coautora del delito de administración fraudulenta por la compra irregular del edificio en el que funciona el Ministerio Público Fiscal.

Al respecto, el ministro de Justicia, Germán Garavano, sostuvo este viernes que “por la situación que ella atraviesa, no debería poder llevar bien adelante su tarea así que sería lógico que pida, al menos, licencia”.

El funcionario consideró que Gils Carbó “ahora ha sido procesada por un hecho grave, un hecho de corrupción por la compra de un edificio” y que no debería continuar ejerciendo el cargo.

Garavano remarcó en declaraciones a radio Mitre que la situación “crea por primera vez en el país una situación de crisis institucional en cabeza de quien debiera ser garante de la persecución penal y la Justicia en la Argentina”.

“Necesitamos un procurador que dé garantías a la sociedad y que pueda encarar la transformación del sistema penal para la lucha contra el delito que la sociedad reclama”, indicó.

El ministro reconoció que la postura del Gobierno en este caso “puede ser considerada una cuestión política”, pero remarcó que “no es una cuestión política partidaria sino institucional”.

“Si nosotros no tenemos un procurador que es respetado por sus pares y que pueda liderar este proceso de transformación siempre vamos a tener un sistema penal rengo”, agregó el ministro.

El Gobierno nunca ocultó su deseo de remover a Gils Carbó, a quien consideran parte del kirchnerismo, pero no pudo hacerlo porque el cargo de procurador general es vitalicio y, además, Cambiemos no tiene la mayoría necesaria en el Congreso para promover un juicio político en su contra.

No obstante, con el respaldo que les proporciona el procesamiento, los diputados de Cambiemos retomaron hoy la idea de impulsar un juicio político contra la procuradora, algo que podría ser evaluado tras la renovación del Congreso, que sería favorable al oficialismo.

“El juicio político a Gils Carbó es inevitable y no debemos pensar si tenemos los números para lograrlo”, expresó el presidente del interbloque de diputados de Cambiemos, Mario Negri, y agregó: “Si el procesamiento es ratificado, está absolutamente acorralada”.

Negri sostuvo en declaraciones a Radio Continental que “las evidencias crecen de manera tal que va a ser muy difícil seguir sosteniéndola en el cargo” y subrayó que “ella está siendo investigada por fiscales inferiores a su cargo: lo mínimo que debería hacer es ponerse a un costado”.

Por su parte, el diputado oficialista Pablo Tonelli calificó el procesamiento de Gils Carbó como “un escándalo” y consideró que “es increíble que su decisión no sea la de apartarse ni pedir licencia”.

Tras señalar que su apartamiento sería un “alivio”, el integrante del Consejo de la Magistratura subrayó que “Alejandra Gils Carbó no cumple de manera adecuada con su función, no actúa con imparcialidad: se hace la distraída para no perseguir funcionarios y amigos del gobierno anterior”.

“A cada rato, Alejandra Gils Carbó encuentra motivos para promover investigaciones de funcionarios del gobierno actual”, se quejó el diputado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here