Ocurrió en la estación de Parsons Green, en el sudoeste de la ciudad. La policía intenta identificar a los autores. Es el quinto atentado terrorista en Gran Bretaña en lo que va del año.

 

Veintinueve personas resultaron heridas este viernes por la mañana, ninguna de gravedad, por la explosión de una bomba casera en el metro de Londres en plena hora pico, informó el Servicio Nacional de Salud (NHS).

“El Servicio de Ambulancias de Londres trasladó a 18 pacientes a hospitales y los otros acudieron por su propio pie”, anunció el NHS en su comunicado, precisando que los heridos se repartieron en cuatro hospitales próximos a Parsons Green, en el sudoeste de Londres, donde ocurrieron los hechos.

Cuando el tren se detuvo en Parsons Green a las 8:20, el artefacto estalló en el interior del último vagón del tren.

Los pasajeros huyeron en estampida mientras la formación se llenaba de un “olor químico, como si una lata se estuviera quemando”, según describió de uno de los testigos.

Al principio la policía trató el caso como un “incidente mayor” hasta que a las 11 de la mañana (hora británica) fue considerado un “ataque terrorista”.

La policía británica y los servicios de inteligencia buscan al agresor por todo Londres. Un sospechoso habría sido identificado a través de las cámaras de seguridad.

Quinto atentado este año

El Reino Unido ha sufrido cinco atentados desde el 22 de marzo, cuatro de signo islamista y uno ultraderechista, y vive en estado de alerta.

En la escala de amenaza terrorista de las autoridades, el nivel es el segundo más alto, “severo”, que significa que un atentado es “altamente probable”.

La primera ministra Theresa May presidió una reunión de urgencia de su gabinete de seguridad.

“Tengo presente en mis pensamientos a los heridos de Parsons Green y a los servicios de emergencia que, una vez más, están respondiendo rápida y valientemente”, dijo May.

En marzo, un hombre embistió con su coche a los transeúntes que paseaban cerca del Parlamento, antes de matar a un policía que custodiaba el edificio, dejando en total cinco muertos, además del agresor, que fue finalmente abatido.

En mayo, un atentado con bomba a la salida de un concierto de Ariana Grande en Manchester dejó 22 muertos y 116 heridos.

Un mes después, tres agresores atropellaron a los peatones en el puente de Londres antes de emprendarla a cuchilladas contra los clientes de bares y restaurantes de Borough Market, matando a 8 personas, más ellos.

Finalmente, también en junio, un hombre atropelló a un grupo de musulmanes que salían de una mezquita del norte de Londres, matando a una personas e hiriendo a varias antes de ser detenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Enter Captcha Here : *

Reload Image