El ministro de Hacienda no declaró la construcción de la mansión donde vive hace más de diez años. A la Ciudad de Buenos Aires, le paga impuestos por un baldío.

 

La batalla contra la corrupción fue uno de los principales ejes del relato de Cambiemos durante la campaña electoral, así como el combate a la pobreza. Habiendo transcurrido más de la mitad de su mandato, antes que pobreza cero, un nutrido arco de funcionarios ha hecho honor al slogan transparencia cero.

Nuevamente el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, es señalado por sus maniobras para eludir ciertas responsabilidades que impone la ley. Esta vez no se trata de mecanismos sofisticados como la evasión vía cuentas offshore o fuga de capitales, sino de una avivada más simplona.

Según una investigación de Tiempo Argentino, el ministro ha estado tributando a la Ciudad de Buenos Aires impuestos correspondientes a un terreno baldío, cuando en realidad, lo que se encuentra en el domicilio es una mansión de 280 m2 elevados. “La construcción ocupa los 8,76 metros de frente del terreno, y se extiende hasta promediar los 38 metros que posee de fondo. El resto es un parque de gramilla verde que culmina en una piscina rectangular”, detalla la investigación.

En su última presentación patrimonial en la Oficina Anticorrupción, Dujovne declaró una fortuna de 96,9 millones de pesos. Es el segundo ministro más rico del gabinete gobernante. Entre los bienes declarados se encuentra la propiedad ubicada en el exclusivo barrio del bajo Belgrano. Sin embargo, ante el ente recaudador de impuestos de la ciudad, Dujovne tributa como si allí hubiese solo un terreno baldío.

“En enero pasado, 14 años después de iniciada la construcción y en coincidencia con el primer aniversario de su hijo como titular de Hacienda”, los Dujovne presentaron “el final de obra ante la AGIP. En la Declaración Jurada de Empadronamiento Inmobiliario, la arquitecta (a cargo de la obra, NdR) afirmó que las tareas se iniciaron en mayo de 2004 y concluyeron el 30 de enero de 2018. Reconoce, además, que el edificio cuenta con 282 metros cuadrados cubiertos. La declaración, sin embargo, todavía no impacta en las boletas de ABL que abona Dujovne: hasta el cierre de esta edición, la propiedad aún cotiza como baldío”, informó Tiempo Argentino.

La investigación indica que “el dato consta en la partida 034002 de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), correspondiente a la propiedad ubicada en Mendoza al 1100 (la dirección exacta se omite por limitaciones legales). Según el último registro vigente, el ministro paga 2458,11 pesos por mes de ABL e impuesto inmobiliario por un “descampado de 332 m2, con 0 m2 de obra construida”.

Actualmente el ministro abona impuestos por una propiedad que tiene una valuación fiscal menor, incluso, a un monoambiente ubicado en una zona desfavorable de la ciudad. Al declarar un baldío con ausencia de obra, la tasación fiscal alcanza los $ 589.947,40. Se trata de unos 22 mil dólares aproximados, de acuerdo a los cálculos de los investigadores.

“Un inmueble ubicado en la misma manzana, y de dimensiones similares a la propiedad del ministro, está valuado en 1,7 millones de pesos y desembolsa unos 5700 pesos mensuales en concepto de impuesto y ABL”, detalla la investigación. “Según el último registro vigente, el ministro paga 2458,11 pesos por mes de ABL e impuesto inmobiliario por un descampado de 332 m2, con 0 m2 de obra construida.”. Los miles de pesos ahorrados en impuestos a través de esta maniobra, deben calcularse de acuerdo a los años que hace que Dujovne comenzó la edificación de su mansión, entre los años 2003 y 2004.

¿Distinta vara?

El lector recordará la indignación generalizada y la campaña mediática montada cuando trascendió que el ex vicepresidente Amado Boudou, había declarado que vivía en un domicilio del Partido de la Costa en donde solo había un médano. “Ahora se puede decir: la Argentina tuvo un vicepresidente de la Nación coimero que falseó documentos públicos, falsificó viáticos y hasta dijo que vivía en un médano. No hablamos de venganza, estamos hablando de Justicia”, sostuvo la actual titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso. ¿Qué calificativo cabrá para Dujovne en boca de Alonso ahora?

Más ilustrativo resulta el caso de la Laura Alonso K, homónima de la funcionaria macrista. Esta otra Laura Alonso, es una joven de La Cámpora que intentó competir en las listas de diputados de Unidad Ciudadana para la provincia de Buenos Aires. La joven camporista brindó ante la Justicia electoral un domicilio en Cañuelas que, cuando fue chequeado por las autoridades resultó ser un baldío. Por este hecho su candidatura fue impugnada.

¿Qué sanción le cabría a un ministro del Ejecutivo nacional en funciones por una conducta similar, con el agravante de que su accionar derivó en evasión de impuestos sistemática durante más de una década? Esta avivada como se ve, emparenta a Dujovne con no solo con el ex vicepresidente Boudou, sino con cualquier figura política incluso ignota. La “tradición” de infringir la ley y aprovechar los cargos en el Estado para el enriquecimiento personal, atraviesa a todos los espacios políticos patronales.

Pero el historial de Dujovne sugiere que el ministro debería estar en el centro de las preocupaciones de la Laura Alonso de la Oficina Anticorrupción por otros motivos. En abril trascendió que el ministro blanqueó capitales por $ 20 millones de la empresa Florentine Global. Después de Aranguren, Dujovne es el ministro que tiene más plata afuera. De un patrimonio declarado de casi $ 97 millones tiene alrededor de $ 79 millones en el exterior.

En diálogo con La Izquierda Diario, el periodista Alejandro Rebossio que lo investigó, sostuvo que Dujovne entró al blanqueo “a través de esta sociedad Florentine Global”. “Hay una sociedad con ese nombre que aparece en los Panamá Papers y nunca se aclaró si no era la misma. Le preguntamos al ministro Dujovne, y no tuvimos respuesta de si es la misma sociedad que aparecía en los Panamá Papers. Delfino (periodista de Perfil, NdR) cuando se hace pública la declaración jurada de Dujovne cuenta que había dos sociedades con el nombre Florentine Global en el mundo. Una que está en Delaware, que en ese momento en el ministerio de Hacienda negaron que fuera de Dujovne. Y otra con sede en las Islas Vírgenes británicas, que es la que aparece en los Panamá Papers. De esa nunca se negó la información”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image