Ocurrió en plena oración semanal. Desde el ministerio de salud afgano estiman que hay más de 50 heridos. Estado Islámico reivindicó el atentado a través de su órgano de propagando.

 

Al menos 20 personas murieron este viernes en un ataque contra una mezquita chiita de Kabul, en plena oración semanal, reivindicado por el grupo yihadista sunita Estado Islámico (EI), en un contexto de creciente degradación de la seguridad en la capital afgana.

“Tenemos 20 muertos y más de 50 heridos”, dijo un responsable del ministerio de Salud, Mohamed Ismail Kawoosi.

El ataque, que duró varias horas y concluyó al final de la tarde, fue reivindicado por el EI a través de su órgano de propaganda Amaq.

“Dos inghimasi del Estado Islámico llevan a cabo un ataque contra una husseiniya [lugar de culto chiita] en el sector de Jair Jana, en la ciudad de afgana de Kabul”, afirmó Amaq, empleando el término inghimasi para aquellos que, además de armas, utilizan un cinturón explosivo, que accionan como último recurso, al combatir.

“El ataque ha terminado y el lugar ha sido limpiado por la policía”, declaró, por su parte, un portavoz del ministerio del Interior, Najib Danish.

Según él, los asaltantes, que eran tres, fueron abatidos.

También murieron un policía y un miembro de las fuerzas especiales, añadió.

Todavía se ignoraba cuántas personas estaban en la mezquita en el momento del ataque.

El pánico se apoderó de fieles congregados en el exterior del templo, que intentaron en vano llegar hacia sus familiares que permanecían en el interior.

“Nuestros familiares están atrapados en el interior de la mezquita. Los llamamos y no responden (…) Pensamos que han sido tomados como rehenes por los asaltantes, estamos muy preocupados”, dijo uno de ellos durante el ataque.

“Un asaltante se hizo estallar y otros tres lograron entrar en la mezquita. Los combatientes carecen de municiones y usan sus cuchillos para atacar a los fieles”, afirmó otro testigo.

Más de una decena de ambulancias acudieron al lugar, mientras numerosas fuerzas de seguridad se desplegaron en torno a la mezquita.

Este ataque se produce pocos días después de la decisión del presidente de Estados Unidos Donald Trump, de reforzar la presencia militar estadounidense en Afganistán , en lugar de apostar por una retirada, tal y como dio a entender durante su campaña electoral.

Esa decisión fue celebrada como “histórica” por el gobierno de Kabul mientras que los talibanes prometieron seguir con la yihad “mientras quede un solo soldado estadounidense en nuestro territorio y siga imponiendo su guerra”.

Trump estimó que sacar a sus militares provocaría “un vacío” que los “terroristas” de Al Qaida y del Estado Islámico aprovecharían.

Sobre el terreno, Trump dio luz verde a desplegar otros 3.900 soldados, que se unirán a los 8.400 que ya están en Afganistán como parte de una fuerza internacional compuesta por 13.500 tropas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here