Las jóvenes tomaron el espacio público y lo transformaron en el principal escenario de democracia donde se juega la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Por qué aunque seguimos pidiendo #QueSeaLey ya se ganó una batalla histórica. Las que dicen que no se van a callar más. Las que dicen que ya no tienen miedo. Las que avisan que la Iglesia ya no tiene poder. Y las que afirman que la lucha va a continuar porque lo que cambió es la sociedad.

 

Aborto

Lo que nos deja el debate por el aborto legal es una sola certeza: la revolución ya está en marcha y no hay vuelta atrás. Y se ve, se escuche y se vive en la calle en voces de pibas y pibes:

  • “Esto es el principio de todo, recién arranca”.
  • “Vamos a seguir adelante”.
  • “Va a salir, es inevitable”.
  • “Es un derecho humano poder decidir sobre el propio cuerpo”.

Las pibas en las calles no dan margen para ninguna derrota. Porque saben que el movimiento que construyeron, la experiencia de saberse juntas y los lazos que forjaron en estos meses, en estos años, en toda la historia son mucho más potentes que las roscas políticas y las negociaciones mendigas de los senadores.

Agustina, de Moreno, vino con su hermana y sus compañeras de colegio. Ella no duda: “Pasamos a la historia, si no es hoy, será el próximo, pero lo vamos a conseguir. Teniendo en cuenta la historicidad de este movimiento, es eso: dejar de hacernos los boludos, poner el cuerpo y conseguir nuestro derecho”.

Alrededor de las 4 de la tarde, Sofía, estudiante de segundo año, saltaba entre risas: “Esto para mí es una fiesta. Estamos muy emoción. Es algo muy importante para nosotros. Al ser pibas y pibes, estar movilizándonos a esta edad por algo que nos implica a todas es muy fuerte. Estoy re manija”. Florencia vino con sus compañeras de un grupo de scout. Desde la mañana se instalaron en una carpa sobre Callao, dispuestas a ponerle el cuerpo a la jornada. De algo están seguras: “La Iglesia es responsable y los senadores van a tener que rendir cuentas”. Pero también saben que esto sigue, que la historia no va para atrás: “Vi mucha gente que antes no tenía idea y se concientizó mucho, está muy visible el movimiento y la lucha feminista, crecimos un montón, y el mundo entero está viendo la lucha por el aborto en Argentina. Muchas mujeres están pudiendo contar sus historias. Ya no podemos volver debajo de la alfombra”. Lo dicho no es una exageración. Esto no es una marcha, no es una movilización, no es una vigilia. Es una revolución.

Algo ya cambió

Un grupo de compañeras de secundario de Morón sienten que lo que cambió es la relación con la otra. “Hoy la que está al lado te dice: ‘te acompaño’”.

Para Jimena, de González Catán, “se destapó la alfombra de la mierda que se venía guardando. Es una realidad que hay que reconocer y mejorar. Además, yo creo que en estos últimos tiempos hay muchas chicas nuevas. Venía en el tren, en el subte y era impresionante, todas chicas de 12, 13, 14 años. Nosotras ya tenemos veintipico y nos sentimos orgullosas de esta nueva generación. Se está expandiendo y va a seguir en aumento. No hay vuelta atrás”.

Una de esas pibas es Lucía, de Belgrano: “Es la primera vez que vengo a una marcha. Mi mamá no me dejaba antes, pero le insistí porque me motivaba mucho estar acá. Estoy emocionada. Creo que lo vamos a lograr, no importa cuándo”.

Para muchas se trata de la primera instancia de movilización, de salir a la calle a demandar un derecho. Romina, de Alejandro Korn, dice: “Nunca habíamos venido a ninguna marcha. Nos pareció que hoy estaba bueno venir a participar, a apoyar. Con mucha emoción y felicidad de ver que se está visibilizando esta problemática”.

La revolución infinita

Lola, Milagros y Rosario tienen 16 años y vienen de La Matanza. Valentina es más chica: tiene 14. Y dice: “Esperamos que sea ley, pero ya hoy es un día histórico. Nosotras ya ganamos. Lo que está pasando es una revolución. Una señora en el subte nos paró y nos dijo que en su época todo era muy diferente, que ninguna mujer se acercaba para marcar una diferencia. Bueno, nosotras somos la revolución que va a marcar la historia”. Lola toma el aguante y cuenta por qué: “Porque perdimos el miedo. Nos quitaron tanto que nos sacaron el miedo. Ya no le tenemos miedo a los hombres, al Gobierno. A Nada”. Rosario completa: “Tampoco a la Iglesia. La Iglesia ya no tiene poder sobre nosotras”. Valentina retoma: “Sea ley o no, las diferencias ya las marcamos porque nosotras ya somos muy diferentes. La sociedad lo es. Antes teníamos miedo de salir a marchar: ahora gritamos juntas por un estado laico y para que el aborto sea legal. No es moral: es salud pública”. 

Botar el Senado

Lucía, de 26 años, estudiante de Rosario, le pidió a su mamá que le prestara el auto porque tenía que hacer Historia. “Venimos a hacer historia”, dice junto a Laura, Emilia, Paula y Julia en 9 de Julio. “Y me dio el auto. Por eso vamos a escribirla hoy, de aquí para siempre”. Micaela y Santiago son hermanos. Vienen de Ituzaingó, oeste del conurbano bonaerense. Ella tiene 18, él tiene 13. Y le apuntan a lo electoral: “La discusión abrió una brecha muy fuerte y ya las próximas elecciones vamos a saber a quién votar y a quién no. Esto va a tener que ser un proyecto de campaña, porque lo vemos en las calles. Antes no sabíamos a quién votábamos, pero ahora vemos que son hombres de 50 para arriba que están en contra y nunca van a parir. No entiendo cómo tienen ese poder de decisión. Y no los vamos a votar nunca más”.

Lo irreversible

Carolina y Julieta tienen 20 y 24 años. Son de Lomas de Zamora y son pareja. “Toda la discusión va a traer una sociedad más justa”, dicen ambas. “Las feministas argentinas estamos llevando un feminismo a toda América Latina. Nos están tomando como ejemplo. Hoy vimos un cartel que nos pareció el más significativo de todos. Decía: ´La lucha es irreversible´”. -¿Qué creen que significa? -Que la lucha va a seguir. Nos quieren ver desmoralizadas. Nos quieren ver tiradas en el piso. Nos quieren ver quebradas en llanto. Pero no va a seguir así. Esto sigue. Esto termina. Piensan que va a haber menos pañuelos verdes. Bueno, les damos una respuesta: va a ser peor.

La lucha que nunca termina

Magalí tiene 16 y es de Villa Lugano. Lara y Chiara también tienen 16, pero vienen de Ciudad Evita. Magalí es la primera vez que viene y dice que no puede creer lo que está viviendo. “Me llena de orgullo estar acá y compartir con mis amigas y con gente que no conozco esto que está pasando”. ¿Qué es lo que está pasando? Lara: “Lo que está pasando es que, salga o no, se va a seguir luchando porque esto no se termina. La lucha no se va a terminar nunca”. Chiara explica qué es la lucha: “El feminismo. El feminismo es justicia. Es igualdad. Son derechos. Es la posibilidad de que las mujeres salgan a la calle a reclamar”. Magalí, que es la primera vez que viene, completa: “Pensé que una revolución como esta se venía mucho más adelante y yo no iba a ser parte. Ahora ya lo creo y lo vivo. Y es hermoso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ingresa Captcha aquí : *

Reload Image